Eje Intestino – Piel: Una solución natural para tu piel puede estar en el intestino (parte 1)

¿Será que tantos problemas de piel tienen alguna relación con mis molestias digestivas?

Aunque la mayoría de los Dermatólogos te digan “que los problemas de la barriga son para el Gastroenterólogo” y que nada tienen que ver con tus molestias de piel, cada vez hay más evidencia científica de justamente lo contrario. (1,2)

Algunas autoridades en la materia sostienen que el intestino y la piel son “dos caras de la misma moneda”.

Podríamos decir que el intestino y la piel son dos tejidos de revestimiento, íntimamente relacionados, ambos con importantes funciones de barrera, que responden de manera similar a estímulos nocivos. Por lo tanto:

– UNA PIEL ENFERMA SEÑALA UN INTESTINO ENFERMO

– SANAR EL INTESTINO PUEDE PONERLE FIN A LOS PROBLEMAS DE LA PIEL

Suena muy alentador y muy fácil, pero como veremos, no es tan sencillo como dar unos simples probióticos, pues los ensayos clínicos con probióticos han mostrado resultados mixtos (a veces funciona, a veces no funciona), con una intervención tan general como ésta. Otros grupos de investigación han encontrado remisión del acné y la rosácea, luego de la erradicación de infecciones intestinales como Helicobacter y SIBO. Aquí la evidencia es mucho mas clara (ver mas adelante).

Han pasado casi 90 años desde que por primera vez un par de dermatólogos (John H. Stokes y Donald M. Pillsbury en 1930) postularon un mecanismo que conecta la esfera emocional y mental, con el sistema digestivo y las enfermedades crónicas de la piel. Este par de visionarios (3) plantearon las bases de lo que hoy se conoce como el Eje Intestino-Cerebro-Piel (4). Es digno de admiración y gratitud, que expertos de la piel no perdieran de vista la visión global y las interconexiones que la piel tiene con otros sistemas, éste precisamente es el grave error de las superespecialidades al enfrentarse con enfermedades crónicas: cada uno centrado en “su pedazo” pierde la perspectiva de la totalidad y se le escapa muchas veces el verdadero origen de los problemas.

Las soluciones verdaderas y de raíz surgen de un abordaje integrativo que integre todas las causas bajo una mirada global, sin perder la atención por el detalle.

La epidemiología ha puesto en evidencia que los pacientes con problemas de piel tienen más síntomas digestivos que las personas sanas. Por ejemplo, un estudio realizado en 13.000 adolescentes se encontró que los pacientes con acné eran mucho más propensos a manifestar síntomas digestivos como estreñimiento, halitosis y reflujo gástrico (todos síntomas de SIBO). Los autores encontraron que un 37% de los pacientes con acné reportaban distensión abdominal continua (5).

¿Por qué es necesario un enfoque #dirigidoalacausa de las enfermedades crónicas?

La respuesta corta: la única forma de resolver una enfermedad crónica y multifactorial es mediante un abordaje sistemático que restaure el funcionamiento de todos los niveles que se encuentran fallando. Y en este sentido, la mayor desventaja del abordajeconvencional, lineal, reduccionista es que no atiende la causa del problema. Y al no atender la causa, nos condena a la cronicidad y a los efectos adversos del medicamento para controlar los síntomas.

¿No es mas fácil tratar la rosácea o el acné con antibióticos y cremas?

¿Y el intestino o la esfera mental, cada uno por sus especialidades correspondientes?

Venimos asentados en un paradigma médico que separa el organismo por regiones u órganos, ello a su vez, en especialidades y subespecialidades médicas, cada vez más focalizadas en “su territorio” y más desconectadas de la complejidad que conecta todo el organismo humano. Ello tiene sus ventajas sin lugar a dudas, ha permitido importantes avances en el entendimiento del detalle de cada órgano por separado. Sin embargo, guiados por ese enfoque convencional, cada vez son mas las enfermedades crónicas que no tienen cura (con las que hay que aprender a vivir) y más los remedios para “controlar” los síntomas.

Lo relevante de este texto es dejar claro que:

UNA ENFERMEDAD CRÓNICA DE PIEL PUEDE TENER SU CAUSA EN EL TUBO DIGESTIVO Y EL TIPO DE ALIMENTACIÓN.

Guiados por un abordaje #dirigidoalacausa, sanando las patologías digestivas y llevando la alimentación a un nuevo nivel, podemos encontrar soluciones de fondo y perdurables para los problemas de piel.

Veamos una lista de las principales patologías digestivas asociadas con problemas de piel:

  • Hipoclorhidria (falta de acidez gástrica)

  • Disbiosis (Flora intestinal desequilibrada)

  • Infecciones Intestinales

  • Permeabilidad Intestinal Aumentada

  • Sensibilidades alimentarias / Alimentación Occidental

Esta lista de patologías “separadas” solamente tiene la finalidad de presentar un concepto. Pues en la práctica, muchas veces la persona con hipoclorhidria desarrolla disbiosis. Una vez con disbiosis es más suscetible de infectarse; y un intestino con hipoclorhidria, disbiosis e infecciones intestinales tiene completamente perturbada su barrera intestinal. Lo cual está frecuentemente orquestado por malos hábitos de alimentación. Éste generalmente es el “combo completo” que encontramos detrás de una enfermedad cronica de piel.

Revertir esa lista de disfunciones digestivas es lo que hacemos en Medicina Funcional para ver resultados perdurables en la piel!!

En esta serie de 3 partes vamos a recorrer en detalle los ingredientes del Eje Intestino – Piel y con TIPs caseros para ir avanzando desde nuestra casa.

Ahora déjanos escuchar tu experiencia, ¿te encuentras batallando con una condición crónica de piel? ¿te ha pasado que los antibióticos te funcionan solo por un tiempo? ¿has visto desmejorar tu panza con el tratamiento convencional?

¿Serán cosas totalmente separadas??

 

REFERENCIAS

  1. Marzano, A.V.; Borghi, A.; Stadnicki, A.; Crosti, C.; Cugno, M. Cutaneous manifestations in patients with inflammatory bowel diseases: Pathophysiology, clinical features and therapy. Inflamm. Bowel Dis. 2014, 20, 213–227.

  2. Huang, B.L.; Cahndra, S.; Shih, B.Q. Skin manifestations of inflammatory bowel disease. Front. Physiol. 2012, 3, 13.

  3. Stokes JH, Pillsbury DH: The effect on the skin of emotional and nervous states: theoretical and practical consideration of a gastrointestinal mechanism. Arch Dermatol Syphilol 1930, 22:962-93.

  4. Bowe, W. P., & Logan, A. C. (2011). Acne vulgaris, probiotics and the gut-brain-skin axis – back to the future? Gut Pathogens, 3(1), 1. doi:10.1186/1757-4749-3-1

  5. Zhang, H., Liao, W., Chao, W., Chen, Q., Zeng, H., Wu, C., . . . Ho, H. I. (2008). Risk factors for sebaceous gland diseases and their relationship to gastrointestinal dysfunction in Han adolescents. The Journal of Dermatology, 35(9), 555-561.

""
1
¿Quieres ser parte de nuestra Comunidad? suscríbete
Nombreyour full name
En cumplimiento con la ley 1581 de 2012, autoriza usted al Centro Medicina Funcional Suroccidente S.A.S al tratamiento de los datos que usted suministra para fines internos y contactarlo para brindarle información de promociones y eventos.
Previous
Next

2 comentarios de “Eje Intestino – Piel: Una solución natural para tu piel puede estar en el intestino (parte 1)

  1. ANA M PALACIOS dice:

    Mi caso no puede ser mas similar al planteado. Realice mi proceso dermatologico con Isotretinoína funciono perfecto por año y medio, pero ahora ha vuelto multiplicado mi acné.
    Estoy iniciando a conocer un poco mas de la medicina funcional y entiendo muchas cosas sobre mi alimentación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

""
1
¡Haz tu solicitud de cita!
Nombre
Telefonoyour full name
Ciudad / Paisyour full name
Observacionesmore details
0 /
Previous
Next