LAS INFECCIONES INTESTINALES, causa (corregible) de colon irritable.

Hemos hablado de SIBO y de Sensibilidades Alimentarias como causa de colon irritable. Ahora conoceremos sobre Infecciones Intestinales.

Esta es una condición a la que vamos a estar expuestos por el simple hecho de estar vivos, que no tiene por qué convertirse en una causa de colon irritable, pero veremos que en individuos susceptibles, al entrar en contacto con ciertos microorganismos (que desarrollan mecanismos de resistencia) las infecciones intestinales pueden ser responsables de nuestros padecimientos, a lo largo incluso, de toda nuestra vida.

Dentro de este rubro vamos a cubrir dos condiciones de disfunción intestinal íntimamente relacionadas pero diferentes: DISBIOSIS e INFECCIONES INTESTINALES.

DISBIOSIS

Se refiere a un desequilibrio de la flora intestinal, un término sumamente vago, muy frecuente, y “flora intestinal”, un término del cual la industria de alimentos se aprovecha para vender yogurt y que como veremos, no es que ayude mucho al final de cuentas.

Uno puede desarrollar una disbiosis por sobrecrecimiento de especies desfavorables, o por deficiencia de especies “buenas” o una mezcla de ambas. Pero en palabras simples son los mismos hongos, parásitos y bacterias propios de un intestino normal, pero en desequilibrio.

Una fuerte evidencia científica ha vinculado la presencia de disbiosis con varias condiciones patológicas, para mencionar solo algunas pocas:

  • Aumento de la susceptibilidad a infecciones, no solo del tracto digestivo, sino también infecciones recurrentes (1).

  • Disbiosis es la alteración digestiva mas claramente vinculada con enfermedades crónicas no transmisibles, enfermedades metabólicas, obesidad, diabetes, dislipidemia (2).

  • Enfermedades inflamatorias como la autoinmunidad (3).

  • Enfermedades alérgicas.

El órgano oculto: EL MICROBIOMA

Partamos de una base clara: El microbioma intestinal es el ecosistema más complejo que ha estudiado la biología. En un adulto, el microbioma es una masa de microorganismos que:

  • Puede llegar a pesar 2 kg

  • Que llega al orden de trillones de organismos

  • Tiene 100 veces más material genético que las células de todo nuestro cuerpo

  • y tiene una actividad metabólica mayor a la del hígado

Esta masa de bacterias tiene la capacidad de activar o inactivar hormonas, participar en la desintoxicación de sustancias, favorecer o dificultar la absorción de nutrientes, minerales y vitaminas, y de modular estrechamente la actividad del sistema inmune.

Y todas estas funciones tan esenciales están determinadas por la composición de esos microorganismos, de qué tan equilibrado se encuentre ese ecosistema. De modo tal que los alimentos que ingerimos nutren o deterioran nuestro ecosistema digestivo, en una relación de tiempo constante. De este hecho deriva la frase de que…

La alimentación es información que modula la composición de ese delicado ecosistema.

Estas nociones que hoy son totalmente aceptadas dentro de la comunidad científica, contrastan radicalmente con el hábito (muchas veces tan a la ligera) de prescribir antibióticos dentro de la práctica médica convencional, como si fuera algo insignificante o sin ninguna trascendencia. Se ha encontrado que un solo ciclo de antibióticos puede reducir la riqueza y variedad del microbioma, a tal grado que en ciertas circunstancias el daño puede ser irremediable (4). Indudablemente hay casos en los que el antibiótico es totalmente necesario, (salva vidas!!) pero la gran mayoría de las veces son prescritos sin una adecuada base (5) “por si las moscas” o peor aun, a petición del paciente.

INFECCIONES INTESTINALES

Parece obvio que los problemas digestivos se deban en muchos casos a infecciones intestinales. Y uno esperaría que este escalón fuera diligentemente investigado en cualquier tipo de atención médica que uno reciba (medicina alternativa o convencional) pero por desgracia, en la práctica no es así. Y no por mala voluntad, sino por desconocimiento y falta de métodos diagnósticos acertados.

En realidad, detectar cierto tipo de infecciones intestinales puede ser sumamente difícil, y es por lo cual muchos pacientes pueden padecer de infecciones y ser diagnosticados con Colon Irritable.

¿Por qué las infecciones intestinales pueden ser tan difíciles de identificar?

Aquí tenemos varias causas:

  • La expulsión de parásitos no es uniforme en materia fecal.

  • Algunos parásitos intestinales tienen parte de su ciclo de vida en pulmones, cerebro y otros tejidos, por lo cual no van a ser encontrados en materia fecal.

  • Ninguna prueba es perfecta.

  • Algunos microorganismos requieren medios selectivos de cultivo con características especiales que favorecen que dicho germen prospere (p. ej. Yersinia Enterocolítica, Campylobacter)

Es importante comenzar aclarando que ningún método diagnóstico es perfecto. Cada examen tiene sus ventajas y sus desventajas y su riesgo de fallar, ya sea porque la prueba sale negativa cuando el paciente está infectado, o porque sale falsamente positiva (en un paciente sano).

Todos los médicos algún día hemos tenido la amarga sorpresa de tener un paciente sentado delante de nosotros, con diarrea severa de pocos días y un estudio en materia fecal que dice “todo completamente negativo”. – ¿Qué hace uno en ese punto? Ni modo de mandarlo al psicólogo…

Un cultivo negativo no quiere decir que no haya infección por patógenos. Puede significar simplemente que no se le brindaron las condiciones apropiadas al microorganismo patógeno para prosperar.

Teniendo esto en cuenta, cuando una persona ha padecido de molestias digestivas por largos años, lo que primero que debemos descartar es que sus síntomas se deban a una infección, que no ha logrado ser evidenciada.

Y uno de mis principios dentro de un abordaje #dirigidoalacausa, es correr nuevamente varios tipos de pruebas que se complementan entre sí, con el fin de disminuir al máximo el chance de error.

Porque definitivamente una infección intestinal puede ser la causa no solo de molestias digestivas sino también de:

  • Problemas con la tiroides

  • Dificultad para bajar de peso

  • Depresión

  • Problemas de sueño

  • Alergias o problemas de piel

  • Falta de energía.

Ello nos hace entender mejor, por qué son muchos los pacientes que padecen de síntomas de “colon irritable” cuando en verdad, lo que tienen es una infección difícil de detectar por patógenos poco habituales, pero al final de cuentas, una enfermedad infecciosa que tiene tratamiento.

Lo que suelo encontrar cuando hacemos pruebas exhaustivas, es que una persona con “colon irritable” la mayoría de las veces tiene varias infecciones y tipos de disbiosis a lo largo de tracto gastrointestinal. Una misma persona puede tener al mismo tiempo Helicobacter pylori en el estómago, sobrecrecimiento de bacterias en el intestino delgado, parásitos de varios tipos, algunas veces con sobrecrecimiento de hongos intestinales y alguna bacteria altamente patógena en materia fecal.

El tratamiento de las infecciones intestinales no es el mismo en medicina convencional y en Medicina Funcional

Asentado en el paradigma médico convencional, uno suele pensar que el único problema radica en el germen patógeno.

Pero ya hemos visto que el principal factor predisponente para infecciones intestinales es la disrupción del microbioma. ¿Y cómo queda el microbioma de un paciente justo al terminar el tratamiento convencional para Helicobacter? Completamente desequilibrado, en muchos casos la disminución forzosa de las poblaciones bacterianas, le abre la puerta al sobrecrecimiento fúngico y a todo tipo de disbiosis.

El intestino no se queda barrido, es un medio demasiado propicio para el desarrollo de bichos, así que se pobla con lo primero que encuentra…  Y allí es donde la alimentación tienen el potencial de funcionar como un veneno miedoso o la herramienta más altamente curativa.

Por eso muchas veces, las personas terminan un tratamiento convencional para Helicobacter (o cualquier otra ciclo de antibióticos) y los síntomas continúan… otras veces se agravan y deben suspender … otras veces tienen vaginitis por cándida y todo tipo de manifestaciones de disbiosis.

Éste es uno de los grandes vacíos del abordaje convencional: nunca se hacen intervenciones dirigidas a recuperar el microbioma, más allá de unos probióticos estándar al paciente con diarrea.

Por el contrario, dentro de un enfoque #dirigidoalacausa, puede en algunas ocasiones ser necesario el uso de antibióticos convencionales, pero siempre los combinamos con plantas antimicrobianas que exhiben un espectro amplio y tienen una actividad comparable contra hongos, contra bacterias, así como para parásitos, de modo tal que no se selecciona algún microorganismo por encima de los demás. Y además nos aseguramos de ir recuperando la flora intestinal en paralelo, con especies probióticas específicas que beneficien la patología que se trata en particular, lo cual hace mucho mas tolerable en tratamiento, mejora las tasas de erradicación (6) y finalmente disminuyen mucho en riesgo de una recaída.

¿Sabías del poder del Microbioma o Flora Intestinal? ¿Crees que tu flora intestinal está en equilibrio? Escríbeme en los comentarios.

Dr.-Juan-David-Aristizabal-_-Medicina-Funcional-_-Paleo-_-Toma-el-control-de-tu-salud

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Lee, Jivianne T., et al. “Microbiome and Disease in the Upper Airway.” Current Opinion in Allergy and Clinical Immunology, vol. 19, no. 1, 2019, pp. 1–6.

  2. Martinez, Kristina B., et al. “Western Diets, Gut Dysbiosis, and Metabolic Diseases: Are They Linked?” Gut Microbes, vol. 8, no. 2, 2017, pp. 130–142.

  3. Levy, Maayan, et al. “Dysbiosis and the Immune System.” Nature Reviews Immunology, vol. 17, no. 4, 2017, pp. 219–232.

  4. Ferrer, M., Méndez-García, C., Rojo, D., Barbas, C., & Moya, A. (2017). Antibiotic use and microbiome function. Biochemical Pharmacology, 134, 114-126.

  5. Machowska, A., & Lundborg, C. S. (2018). Drivers of Irrational Use of Antibiotics in Europe. International Journal of Environmental Research and Public Health, 16(1), 27.

  6. Namkin, K., Zardast, M., & Basirinejad, F. (2016). Saccharomyces Boulardii in Helicobacter Pylori Eradication in Children: A Randomized Trial From Iran. Iranian Journal of Pediatrics, 26(1).

5 comentarios de “LAS INFECCIONES INTESTINALES, causa (corregible) de colon irritable.

  1. Pingback: Cómo bajar la Inflamación - Dr. Juan David Aristizabal

  2. Pingback: Combate las INFECCIONES CRÓNICAS - Dr. Juan David Aristizabal

  3. Pingback: La Inflamación como CAUSA - Dr. Juan David Aristizabal

  4. Maria cecilia velasquez torres dice:

    Hola Doctor , interesante articulo
    La verdad es que me encuentro en un dilema pues a pesar que trato de comer lo mas saludable posible bastante verduras y frutas , realizar ejercicio a diario , mantener un peso saludable , constantemente siento un distendimiento abdominal , gases , hinchazon y hasta halitosis por lo general despues de cada comida . La unica manera en que no siento estos sintomas es cuando no ingreso alimentos . Agradeceria mucho alguna recomendacion que pudiera obtener que pueda ayudar a mejorar mi condicion .

  5. Pingback: Eje Intestino – Piel (parte 2): Una solución natural para tu piel puede estar en el intestino - Dr. Juan David Aristizabal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *