Una solución natural para el acné puede ser tu plato de comida

Hasta hace poco la dermatología convencional rechazaba que la dieta tuviera alguna relación con los problemas de piel. Hoy en día es un concepto totalmente validado por la ciencia, aunque para muchos pacientes no esté todavía claro QUÉ CARAJOS DEBEN COMER… eso es lo que vamos a desarrollar aquí.

“Estoy en el supermercado Dr, por favor dígame que le compro a mi hijo…”

Tendríamos que comenzar diciendo que el 80% o más de lo que consigues en el supermercado puede agravar las cosas.

Respuesta corta: evita todo lo que venga empacado. Solo #comidareal

Pero antes de adentrarnos en cómo la alimentación determina la calidad de nuestra piel, veamos que dice la Dermatología convencional sobre el acné:

El acne es una enfermedad crónica de la unidad pilosebácea y es causada por cuatro factores principales desde la perspectiva convencional (1)

  1. Inflamación

  2. Colonización por propionibacterium acnes(una bacteria que invade la piel)

  3. Aumento en la producción de sebo

  4. Hiperqueratosis (engrosamiento de la capa superficial de la piel) que favorece la obstrucción del conducto pilosebáceo.

El médico funcional @medfuncional se caracteriza por desarrollar una mirada aguda en busca de encontrar la causa detrás de todo. Y si analizamos esa lista de 4 causas convencionales, podríamos decir que son en realidad las consecuencias tardías de fallas mucho mas profundas y fundamentales.

LAS CAUSAS FUNDAMENTALES DE LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS ESTÁN EN LOS HÁBITOS DE VIDA.

Veamos cómo: está muy bien documentado, por ejemplo, que una alimentación occidental, rica en carbohidratos simples (harinas, azúcares) ocasiona 2 desarreglos claves en la historia natural del acné:

  1. Genera elevaciones del azúcar en sangre, que el cuerpo debe regular generando descargas de insulina, que con el tiempo conduce a Resistencia a la Insulina. Luego se logró demostrar que las vías de la insulina sobrestimuladas por la dieta occidental aumentan los niveles de IGF-1 (Factor de Crecimiento Similar a la Insulina-1), ambas señales en últimas, aumentan la producción de sebo sobre la piel y generan cambios en la proliferación de queratinocitos.

  2. Deteriora la composición de la flora, empeora el tránsito intestinal, esas dos cosas rompen la barrera intestinal(ver blog previo sobre el tema). Vimos cómo una barrera intestinal alterada deja pasar a la sangre compuestos tóxicos altamente inflamatorios (como los LPS) y dicha señalizacion inflamatoria, en individuos genéticamente susceptibles, ocasiona un incremento en la producción de sebo.

Por otra parte el aumento en la producción de sebo y cambios bioquímicos de los ácidos grasos sobre la piel faverecen mucho la proliferación de la bacteria P. acnes, y una vez tenemos el folículo pilosebáceo engrosado, obstruido y sobreinfectado por la bacteria, todo ello puede ser un potente estímulo proinflamatorio (2).

Desde ese punto de vista la Isotretinoina, por mencionar solo uno de los fármacos más empleados para el control del acné, es un retinoide sistémico que suprime la producción de sebo, al disminuir la proliferación de las células supericiales de la piel (queratinocitos).

No voy a entrar en detalle sobre los efectos adversos de la isotretinoina, pero pueden llegar a ser severos (resequedad de las mucosas) y pueden no ser reversibles (mutaciones en el feto, hepatotoxicidad).

Pero más importante que los efectos indeseables, es entender que

LA ISOTRETINOINA NO RESUELVE EL PROBLEMA DESDE SU ORIGEN.

Es un medicamento que para el concepto de muchos profesionales sirve en el proceso.

EL PELIGRO ES QUEDARNOS TODA LA VIDA CON ESTE TIPO DE SOLUCIONES QUE NO ATIENDEN LA RAIZ DE LOS PROBLEMAS.

¿Cuál es el verdadero origen del acné?

Respuesta corta: los mayores detonantes y perpetuadores del acné son metabólicos (resistencia a la insulina), hormonales (cortisol, andrógenos) y digestivos, todo lo cual comienza en una alimentación totalmente alejada de la alimentación ancestral.

Es llamativo que en las poblaciones que tienen un estilo de vida ancestral (basado en la caza y la recolección) que consumen alimentos de baja carga glicémica (no existen los productos a base de azúcares refinados, lácteos, ni cereales) el acné no existe (3).

Uno de los investigadores pioneros de estas observaciones es Lorein Cordain, destacado por evidenciar que muchas de las condiciones crónicas de la modernidad, que estamos acostumbrados a pensar, son debidas a la genética (como obesidad, diabetes, hipertensión, Sd ovario poliquístico y el acné) están realmente ocasionadas por nuestra famosa alimentación occidental.

En un estudio (3) realizado en 2 comunidades humanas que hoy en día continuan viviendo de la caza y la recolección (indígenas del grupo Kitavan de Nueva Ginea y los Aché de Paraguay), para un total de 1215 sujetos examinados, se encontraron CERO CASOS de acné activo. Frente a las tasas de incidencia de la cultura occidental que alcanza entre un 75- 92% en adolescentes, y hasta un 40 – 54% en adultos jóvenes.

Esa diferencia tan abismal en la incidencia de acné, entre el estilo de vida ancestral y el estilo de vida moderno, no pudo ser explicada por la genética: Se encontró también que cuando alguno de los miembros de estas comunidades pasaban a una vida occidental presentaba elevadas tasas de acné.

“La leche que es tan rica!!”

está muy bien documentado que agrava el acné.

El primer reporte de que la leche empeora el curso del acné es de 1885 (4). Posteriormente epidemiólogos de Harvard logran establecer el nexo entre el consumo de leche y la agravación del acné en estudios retrospectivos sobre poblaciones grandes del Nurses’ Health Study II (5).

Está claro que el azúcar y los alimentos de alto índice glicémico emperoan el acné,

¿pero no se supone que la leche tiene una baja carga glicémica y que además aporta calcio?

La leche es un alimento diseñado por la evolución con características únicas por promover el anabolismo y el crecimiento de los tejidos de manera espectacular en mamíferos recien nacidos… (5)

La leche es lo que le permite a un ternero que nace de 70kg, alcanzar 300kg en el primer año de vida. Pero ¿qué le ocurre a un mamífero NO recien nacido que toma leche de vaca de manera habitual?

La leche de vaca NO es necesariamente perjudicial para todos. Sin embargo son varias las condiciones médicas en las que desaconsejo su consumo:

  • La mala tolerancia digestiva o el “colon irritable”.

  • La obesidad, el sobrepeso y los problemas metabólicos como la diabetes.

  • Las condiciones alérgicas como el asma.

  • Y las condiciones hormonales como el acné y el sd de ovario poliquístico.

La leche induce Resistencia a la Insulina

Los aminoacidos esenciales que aporta la leche (leucina, valina e isoleucina) inducen la secreción pancreática de insulina y es lo que explica el elevado índice insulínico de la leche (sea entera o descremanada). Aunque la leche en sí misma no tiene un índice glicémico elevado, ella agrava el acné por elevar los niveles de insulina y de IGF1. Es decir que no es tanto por la cantidad de azúcares que contenga, sino por la capacidad de estimular la secreción de insulina.

Y la sobreproducción de insulina aumenta una segunda hormona, el IGF1 (Factor de Crecimiento Similar a la Insulina-1), que ha sido fuertemente implicado con la incidencia del acné. IGF1 es un potente agente mitogénico, de estructura muy similar a la insulina, que induce la proliferación celular, inhibe la apoptosis de queratinocitos, sebocitos y estimula bastante la producción de sebo (6).

Para resumir, las proteínas de la leche además de contener hormonas de crecimiento y esteroides anabólicos que contribuyen significativamente con la estimulación de IGF1, se ha encontrado que los lácteos son fuente directa de IGF1 y éste se mantiene estable a lo largo del procesamiento habitual que tienen los lácteos que encontramos en el supermercado (7). La fermentación por el contrario disminuye mucho la concentración de IGF1, lo que nos explica por qué el keffir de leche puede ser muy preferible al consumo de leches de vaca.

¿POR QUÉ LA PUBERTAD ES EL PERIODO MAS CRÍTICO PARA EL ACNÉ?

Otra definición que me gustó mucho es que “el acné es una manifestación de la sobreestimulación hormonal de la unidad pilosebácea en individuos genéticamente susceptibles” (8).

La pubertad es el periodo de la vida donde se alcanza el pico máximo en la síntesis de IGF1, tenemos una elevación de andrógenos (hormonas sexuales masculinas), se da el pico máximo de hormona de crecimiento, y en muchos de los jóvenes occidentales, altos niveles de insulina. Este diluvio de hormonas es lo que explica que la pubertad sea el periodo de máxima producción de sebo, y mayor incidencia de acné de la vida. (6)

PERO SI TENGO 30 POR QUÉ CONTINUO LUCHANDO CON ESO?

Todos hemos oído hablar del papel que tienen las hormonas masculinas (andrógenos, principalmente la testosterona) en el desarrollo y perpetuación del acné. Recordemos que los andrógenos (especialmente testosterona) estimulan la glándula sebácea (9).

El acné tardío es más frecuente en mujeres, y las reagudizaciones ocurren más frecuentemente en los días pre y post de la menstruación. Esos brotes premenstruales se deben a que en los últimos días de la menstruación los niveles de estrógenos son bajos y los niveles de testosterona son proporcionalmente más elevados.

Este es el contexto típico en el que se prescriben anticonceptivos orales combinados “para limpiar la cara”. Que indudablemente son efectivos (suprimen completamente el eje hormonal), pero este es el segundo tipo más frecuente de solución “tipo parche” que no atiende el problema desde la raiz y puede por el contrario y con el paso del tiempo, empeorar el curso de la enfermedad. Todos conocemos los brotes severos de acné que pueden sufrirse luego de varios años de anticonceptivos cuando una mujer los suspende por algún motivo.

Si los anticonceptivos no atienden el origen del problema, ¿dónde está el problema?

La Resistencia a la Insulina causa una elevación relativa de los andrógenos:

Muchas variables influencian la actividad de las hormonas sobre sus receptores. Uno de los mecanismos reguladores son las proteínas transportadoras de hormonas, que al permanecer unidas a la hormona impiden que se una a receptores y disminuyen así la fracción libre de la hormona que se encuentra en la circulación. Para las hormonas sexuales existe una proteina ligadora de hormonas sexuales (SHBG Sex-Hormone-Binding-Globulin). Entre más baja la SHBG, más hormona libre en la circulación y más efecto androgénico, aunque los niveles en sangre de testosterona sean normales.

Y adivinen qué: la insulina y el IGF1 disminuyen los niveles de SHBG. Disminuyen la síntesis hepática de SHBG, aumentan las fracciones libres de los andrógenos y es otro de los mecanismos por los cuales la disfunción metabólica puede perpetuar el acné (10).

Este es uno de los principales mecanismos que también aplica para el famoso Sd de Ovario Poliquístico y es por lo que uno de los síntomas tipicos de SOP es acné.

Así mismo, alimentos de baja carga glicémica han demostrado aumentar los niveles de SHBG, lo que se asocia a una reducción de andrógenos circulantes, y mejoría clínica del acné (6).

SOLUCIONES PARA PRACTICAR EN CASA

  • Una Alimentación Ancestral. Varios estudios han corroborado el notable beneficio de incorporar una alimentación de baja carga glicémica en el curso clínico del acné y en la producción de sebo.

  • Sanar el Intestino (ver blogs previos sobre el tema)

  • Reparar la Permeabilidad Intestinal.

  • Puede ser necesario corregir el estatus nutricional de nutrientes claves para la piel: Vitamina D3, Zinc, Magnesio, Vitaminas del complejo B.

REFERENCIAS

  1. Gollnick, H. P. (2015). From new findings in acne pathogenesis to new approaches in treatment. Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology, 29, 1-7.

  2. Bowe, W. P., & Logan, A. C. (2011). Acne vulgaris, probiotics and the gut-brain-skin axis – back to the future? Gut Pathogens, 3(1), 1. doi:10.1186/1757-4749-3-1

  3. Cordain LLindeberg S, et al (2002). Acne vulgaris: a disease of Western civilization. Arch Dermatol. 138(12):1584-90.

  4. Bulkley LD. Acne, its Etiology, Pathology and Treatment. New York, NY: GP Putnam’s Sons;1885.

  5. Melnik, B. (2015). Linking diet to acne metabolomics, inflammation, and comedogenesis: An update. Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology, 371.

  6. Romańska-Gocka, K., Woźniak, M., Kaczmarek-Skamira, E., & Zegarska, B. (2016). The possible role of diet in the pathogenesis of adult female acne. Advances in Dermatology and Allergology, 6, 416-420.

  7. Kang, S., Kim, J., Imm, J., Oh, S., & Kim, S. (2006). The Effects of Dairy Processes and Storage on Insulin-Like Growth Factor-I (IGF-I) Content in Milk and in Model IGF-I–Fortified Dairy Products. Journal of Dairy Science, 89(2), 402-409.

  8. Danby, F. (2011). Acne: Diet and acnegenesis. Indian Dermatology Online Journal, 2(1), 2.

  9. Ramos-E-Silva, M., Ramos-E-Silva, S., & Carneiro, S. (2015). Acne in women. British Journal of Dermatology, 172, 20-26.

  10. Lolis, M. S., Bowe, W. P., & Shalita, A. R. (2009). Acne and Systemic Disease. Medical Clinics of North America, 93(6), 1161-1181.

""
1
¿Quieres ser parte de nuestra Comunidad? suscríbete
Nombreyour full name
En cumplimiento con la ley 1581 de 2012, autoriza usted al Centro Medicina Funcional Suroccidente S.A.S al tratamiento de los datos que usted suministra para fines internos y contactarlo para brindarle información de promociones y eventos.
Previous
Next

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

""
1
¡Haz tu solicitud de cita!
Nombre
Telefonoyour full name
Ciudad / Paisyour full name
Observacionesmore details
0 /
Previous
Next